Notre-Dame de la Garde de Marsella

Notre-Dame de la Garde de Marsella

Desde cualquier punto de Marsella se divisa en lo alto de la colina de la Garde , la Basílica de Notre Dame, por su ubicación desde siempre ha sido siempre un puesto de observación y vigilancia.

Notre-Dame de la Garde de Marsella

La colina de la Garde tiene una triple vocación, como puesto de vigía, como construcción militar y como lugar de culto y de peregrinaje.

El edificio se compone de dos partes: una iglesia baja, cripta, bóveda que acoge, en particular, un crucifijo policromado que data de la iglesia del siglo XVI, una «mater dolorosa», un mármol de Carpeaux; una iglesia alta, el santuario, consagrado a la Virgen (fiesta y peregrinación el 15 de agosto) en el que abundan los mosaicos con fondo de oro y los mármoles policromados que le dan un aspecto de relicario.

Notre-Dame de la Garde de Marsella

Son reseñables las puertas de bronce y el altar mayor, diseñados por Revoil, que también fue co-arquitecto de la basílica; una virgen en plata de Chanuel; una Anunciación en bajo relieve de porcelana policromada; un Suvre florentino del siglo XVI.

La presencia de numerosos exvotos, expuestos en los muros y suspendidos entre los pilares de la nave, constituye una verdadera colección de Arte Naïf, una crónica enternecedora de la sociedad marsellesa, a través de estos testimonios tan elocuentes de la fe popular, dedicados a lo que los marselleses de todas las confesiones religiosas se refieren como “la buena madre”. El campanario soporta una estatua monumental de la Virgen; la realización de esta estatua se confió al escultor Lequesne, y fue ejecutada en bronce, metal que fue dorado con pan de oro por los talleres Christofle. La estatua fue colocada en su lugar en septiembre de 1870.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: